miércoles, 18 de julio de 2012

El bosón de Higgs

La semana pasada saltaba a los medios de comunicación el descubrimiento del bosón de Higgs o "la partícula de Dios".

El 4 de julio los científicos del CERN presentaban el hallazgo. Por medio del acelerador de partículas suizo han encontrado una nueva partícula compatible con el bosón de Higgs. Esta partícula recibe su nombre del físico británico Peter Higgs, uno de los seis autores que en 1964 desarrolló la teoría que marcaba la existencia de estas partículas para que tuviera sentido el modelo estándar del Universo actual. Este modelo comprende cuatro fuerzas distintas: el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte, la fuerza nuclear débil y la fuerza de la gravedad; para comprender ésta última es necesaria la existencia de estas partículas, probada ya de manera teórica. Si por contra se demostrara su inexistencia, los pilares de la Física se tambalearían.

El nombre de "partícula divina" no se debe a ningún conflicto Fe-Razón, sino que simplemente es un ardid editorial del nóbel de Física León Lederman. El hallazgo de esta nueva partícula compatible es un gran avance para la investigación. Parafraseando a Isaac Newton, ahora "conseguimos ver más allá porque nos hemos subido a hombros de gigantes".

Un consorcio va a construir un nuevo colisionador lineal de partículas para seguir avanzando en este tipo de investigaciones, y esto demuestra la importancia de los medios en la investigación. El premio nóbel, Severo Ochoa, decía que eran necesarias más cabezas que medios...

...yo creo que donde hacen falta más cabezas es fuera de la investigación.