viernes, 26 de octubre de 2012

El valor de la vida

Hoy es lunes de resaca, de resaca de una feria limpia, austera y segura, de resaca electoral en Galicia y País Vasco, de unas elecciones cuya principal lectura es que cualquiera podía ir a votar sin miedo a perder la v ida, y ante eso, quizá lo de menos sea cómo puede garantizar cada coalición o cada partido el nivel de vida. Teniendo vida…ya tiene sentido preocuparse por mantener el nivel de vida.
Y los que la cercenaban que en la cárcel la gasten, que allí se les caiga el pelo, hasta el último cabello.

Y luego entre todos unámosnos, y colaboremos, que seguramente ninguno pondremos objeción a vivir sencillamente si con eso logramos que otros puedan sencillamente vivir.

Y Jaén a la resaca le añade las agujetas, y tiende orgullosa su camiseta rosa que ayer vestía en apoyo a sus mujeres con Cáncer de mama, mujeres que saben lo que es tener miedo, y lo que es vale la vida, y lo que vale hasta un simple cabello. Si fuéramos conscientes de ello, si fuéramos lo suficientemente humanos, si entendiéramos el valor de la vida, en las cárceles quedarían sólo las chinches y algún que otro "emperador", como Gao Ping, cuyo nombre se debería rotular sobre el quicio de la puerta de la celda con una pequeña modificación para ejemplo del resto, en lugar de Gao Ping, Prin-Gao.

Y comencemos esta semana sin descanso, pues como decía Gregorio Marañón: