lunes, 10 de diciembre de 2012

Margarita Salas honoris causa

Durante esta semana, la Universidad de Jaén se engalanará para nombrar a su primera doctora honoris causa, ni más ni menos que Margarita Salas. ¿Se imaginan las colas que habría pidiendo un asiento si fuera investido Leo Messi o Lady Gaga?, pero como es Margarita Salas quizá este acontecimiento pase inadvertido.

Y yo me pregunto ¿Qué falla en nuestra sociedad? ¿Qué estamos haciendo mal los científicos? Con Gasol, que es cierto cuela unas canastas maravillosas y que es uno de los grandes, o con Shakira que canta y baila como ella sola, habría colas desde el aeropuerto Jaén-Granada (por cierto, nunca un rótulo había costado tanto), habría hasta cortes de tráfico, hasta reventa de asientos, pero con la doctora Salas...total, ella solo ha descubierto un sistema que mejora sustancialmente la identificación del ADN (sistema que ha supuesto grandes avances por ejemplo en las investigaciones o estudios forenses). Vale, no es capaz de lanzar una falta desde fuera del área, y el complemento a su profesión no es ser comentarista de un reality show, esta científica sólo es una de las 5 académicas de la lengua.

Queridos oyentes, es considerada como la investigadora mas importante de la historia de España. Pero no acaba ahí la cosa, su padrino, un joven investigador de nuestra Universidad, mi amigo Paco Esteban, no firma autógrafos al salir de su casa, ni los niños llevan una camiseta con su nombre detrás, pero ha encontrado un sistema para el diagnostico precoz de la esclerosis múltiple, que permite descubrirla antes de que aparezcan las lesiones. Margarita y Paco, mejor dicho, doña Margarita y don Francisco, ellos sí son ídolos, ellos son el ejemplo a seguir, ellos deben ser los personajes mediáticos de esta sociedad, héroes de nuestros niños y jóvenes. Y no digo que lo de Messi o Ronaldo no me parezca genial, pero yo invertiría sueldos, plantillas de colaboradores, y entorno mediático.

Como dice mi amiga la periodista científica Teresa Bermúdez "Mal vamos si los ciudadanos ven la Ciencia como un gasto y no como una inversión", "la ciencia y la tecnología son factores imprescindibles en la regeneración del tejido productivo destruido por la crisis. Y no cualquier regeneración, sino una de calidad".