lunes, 10 de junio de 2013

¿Eres influyente?

Ayer, mientras asistía a una preciosa homilía en la misa de una pequeña iglesia de un pueblo costero observaba a las cerca de 70 personas que había. Exceptuando 10, el resto superaba, y con creces, los 65 y parecían asiduos parroquianos. Sin embargo, el sacerdote debió haberse preparado la homilía a conciencia, a pesar de intuir su audiencia, salvo un porcentaje sorpresa, como si se la fueran a transmitir por Internet, sin saber la repercusión que podía tener.

Trasladando esto mismo a mis clases universitarias, uno no es consciente de a quién tienes o puedes tener delante, y la repercusión que puede tener cualquier enseñanza, académica o no, dependiendo del futuro y lo que les cale a los que están en sus bancas delante tuya. Esta reflexión nos la actualizan ahora las Tecnologías, y más concretamente las redes sociales. ¿Cuál es la influencia que tenemos?.

Hay diversos sistemas de medir la influencia de un perfil. más allá del número de seguidores, por ejemplo ponderando feedback que se generan, discusiones que se originan, cuan viral es cualquier comentario, etc. En las ponencias que tengo ocasión de impartir sobre el tema suelo recurrir a un ejemplo muy significativo ¿quién consideras, querido oyente, más influyente?, aquel al que le siguen 4000 alumnos, y 15000 ciudadanos de Jaén, o aquel con una décima parte de seguidores, pero entre los que se encuentra el Alcalde, el rector, el presidente de la diputación, directores y redactores de los principales medios de comunicación,.. Indiscutiblemente el segundo, por la responsabilidad y efecto multiplicador de los seguidores. Pues bien, en las redes sociales eres consciente de quien te sigue, pero vuelvo a trasladarme al mundo no virtual. Querido oyente, en tu trabajo, en tu día a día, a tu frutería, peluquería, cola de la ventanilla que atiendes, o incluso al ceder el asiento del autobús, puedes estar frente a alguien importante por su relevancia o por ele efecto que cause tu actitud, de manera que su efecto se multiplique, para positivo o negativo. Así que hagamos todo lo mejor que podamos.

Pon, en cada momento, tu granito de arena por que este mundo mejore, aquí, en este comentario, trato de poner uno mío...porque tú me estás escuchando, y tú eres muy importante.