lunes, 13 de mayo de 2013

Arqueología experimental

Anteayer sábado estuve en la celebración del 18 cumpleaños del Parque de las Ciencias, el museo más visitado de Andalucía por méritos propios y les traigo los resultados de un experimento arqueológico: Se pretendía levantar un menhir de 13 toneladas y 7 metros de altura utilizando las técnicas constructivas megalíticas, pero no fue posible.

¿Un fracaso?, no, aunque les resulte chocante, científicamente fue un éxito, y así me lo corroboraba D. Ernesto Páramo, el brillante director del museo, tras valorar el resultado. Efectivamente, científicamente es un rotundo éxito, pues permite extraer mucha más información que si se hubiera levantado. Permite comprobar errores y como añadido valorar la capacidad de nuestros antepasados.

¿Y porqué no se pudo poner vertical?. Tanto el director del Museo, como el director científico del experimento, Francisco Carrión (compañero del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada) como máximos responsables del experimento y cabezas visibles del mismo supieron ejercer su papel: preparación, dotación, estudio científico, generar equipo y levantar ilusión, y lo más difícil, delegar funciones. Lo voluntarios que acudieron al museo en esa jornada de puertas abiertas pusieron su fuerza y ganas, un esfuerzo colectivo digno de ejemplo.

¿Dónde falló? En el proceso había dos mandos intermedios, unos que llevaba un sistema de megafonía, para poder dirigir, coordinar a los cientos de personas (ventaja que le sacábamos a los del Neolítico), y que lo hizo de forma brillante, el otro era el que “pensaba”, el que decidía dónde se hacía palanca en cada momento, de qué cuerdas se tiraba, etc, y ahí estuvo el eslabón débil del proceso.

¿Conclusiones? dos:
 - Mucha fuerza mal dirigida no sirve
 - Un colaborador intermedio puede hacer valdío el esfuerzo de subordinados y superiores.

Y lo más importante: estas dos conclusiones se pueden trasladar a lo social, a la empresa, a la política...¿entienden que el experimento fue un rotundo éxito?

Mi felicitación pública al Parque de las Ciencias por su mayoría de edad, y a todos los andaluces por esa fuente inagotable del conocimiento permanente que tenemos y debemos visitar.