lunes, 9 de diciembre de 2013

EGM, Klout, autocomplacencia y contenidos de calidad

La semana pasada se presentaban los datos del último EGM y la mayoría de los medios de comunicación, como ocurre con los partidos políticos tras unas elecciones, se daban como triunfadores. Es cierto, que con los mismos datos se
pueden hacer diversas extracciones, y dependiendo lo que compares puedes ser el primero en audiencia general, crecimiento de audiencia, comparación de crecimientos, audiencia en una determinada franja, etc.

Espero que tras la autocomplacencia junto a la obligada necesidad de convencer a anunciantes e inversores de lo acertado de su elección habrá estudios fuertes cargados de autocrítica en busca de la mejora.

Pues como matemático diré que no todo son las cifras de audiencia, no todo es la cantidad de oyentes, lectores o telespectadores, sino la calidad e influencia de los mismos.

En parte este planteamiento se suele hacer en las mediciones de influencia de los perfiles de las redes sociales. Dichos perfiles se clasifican, no por el número de seguidores, que es un dato muy importante, sino además por la influencia que tienen estos seguidores.


Por poner un ejemplo sencillo, el perfil de @copejaen con 2054 seguidores tiene, en uno de los índices de influencia más reconocido, un nivel Klout de influencia de 51, mientras que una emisora en competencia directa con casi 3500 (3482) seguidores tiene un nivel de klout de 50.

Este índice no deja de ser un dato más, pero me viene bien para ilustrar lo que estoy comentando: no es lo mismo que una intervención tuya sea enviada en un momento de máxima audiencia, a tus 18000 seguidores, por poner de ejemplo a la institución de la provincia que más tiene, a que se siendo un usuario estándar, de 126 seguidores, tengas entre éstos estén el alcalde de Jun y Santi Rodríguez, que entre los dos suman bastantes más de 400.000 seguidores.

Por tanto, y repito, a pesar de ser matemático, no demos tanta importancia a los números sin analizarlos en profundidad, pues es mucho más importante la calidad de la audiencia que su cantidad; y para tener audiencia de calidad esforcémonos en dar contenidos de calidad; y lo mismo pido al resto de medios, pues una buena competencia te hace mejorar. Y queridos oyente, acabo con un ruego, si en algún momento les fallamos, demándennoslo. Por nosotros y por esta sociedad.