domingo, 9 de febrero de 2014

Ayuna y ayuda

Ochocientos cuarenta y dos millones de personas son muchas personas. Más que la población de Europa y casi la población de todo América, de norte a sur.

Pues 842.000.000 personas, que se dice pronto, son las que pasan hambre en el mundo.

El pasado viernes se celebró el Día del Ayuno Voluntario, un gesto solidario forjado por Manos Unidas bajo la idea de “Ayuna para sentir lo que sienten y dona lo que ahorres”.

Y no nos debe aplacar la conciencia mirar para arriba e indignarnos con noticias como la que oíamos de que los 85 más ricos del mundo tienen lo mismo que la mitad más pobre de la población mundial. Actuemos, y mirémosnos nuestro corazón. 

La indiferencia nos hace cómplices

Y aquí en España lo estamos pasando mal, pero un día antes 250 subsaharianos intentan llegar al paraíso europeo, no lo logran, 15 mueren en el intento...

¿Cómo no están ellos para dejarse la piel, los brazos en las cuchillas  del as vallas (concertinas para quitarle crudeza) y hasta la vida...  por pasar a ocupar el estrato más bajo en nuestra estructura social?

Removámosnos un poco y luego sigamos ya hablando de los goya, Ronaldo, Simeone o la infanta; incluso recordemos que nos quedan 4 días para comprar o reservar algo a nuestra pareja...


Pero tengamos presente en nuestras cabezas y corazones la dignidad de estas personas, y el buen uso que hacemos de los bienes , y tratemos de garantizar unas condiciones dignas a lo que no las tienen.

http://www.cope.es/player/id=2014021013440002&activo=10