martes, 6 de mayo de 2014

El Menor y las TIC


Igual que los más mayores de esta sociedad fueron educados en las normas de circulación por sus mayores, a pesar de que en su infancia apenas había automóviles;el desconocimiento no es excusa para que los padres de hoy deban educar a los más pequeños para que se desenvuelvan por las autopistas de la información siguiendo unas pautas y con ciertas normas de cortesía. 

(Si le añadimos que los padres de hoy tenemos una falsa seguridad al no tener unos hijos tan callejeros como los de anteriores generaciones, y estamos tranquilos cuando están en sus habitaciones con sus consolas, smartphones, etc. podemos estar generando un problema )

Los peligros los tienen los menores y adolescentes en su mano; desde los más reconocidos, a los que se les ha puesto un anglicismo para referirlos, como el ‘grooming’ (o el ciberdepredador), al ‘ciberbullying’ (o acoso escolar auspiciado por las redes sociales);  al ‘sexting’ (intercambio de imágenes personales entre, normalmente quinceañeros enamorados, mal empleadas una vez rota la relación), hasta los que sin tener esas referencias no dejan de ser peligrosos especialmente para los más pequeños; como las posibilidades de acceso directo a pornografía dura, a contenidos violentos o xenófobos, apología de las drogas, de la anorexia, o contacto con sectas por dar algunos ejemplos. 

Y es que, igual que en el parque, en la tecnología el control parental es imprescindible, pero ¡ojo!, el control no es prohibición (recordemos que son nativos digitales, y privarles de ello es como en otras épocas prohibirles salir de casa; ellos no cenan y entran en Internet, sino que están en Internet y paran para cenar). El control parental tampoco es espionaje; sino que debe tener dos vías: un control activo (con herramientas que impidan el acceso involuntario a contenidos inadecuados) y el, quizá más importante, control pasivo, educando e informando al menor, con diálogo permanente y confianza mutua.

De esto y otras cosas hablaré en unas horas en el VI Congreso Nacional sobre Justicia Penal Juvenil, dirigido por los profesores Ignacio Benítez y Mª José Cruz, pero les lanzo esta píldora de conocimiento para motivarles,  pues creo que todos estamos obligados, en conciencia, a seguir formándonos, ya sea académicamente con estudios superiores, o de forma extra-académica a través de cualquier vía, pero no son temas banales. Queridos oyentes, La formación es el pasaporte hacia el futuro.