miércoles, 2 de julio de 2014

Cuando el Papa, el Rey y la madre eran únicos...

Muy buenas tardes. ¡Cómo han cambiado las cosas!, ya ni lo más esencial es como era.
Ahora tenemos dos reyes de España, con sus dos reinas correspondientes, yo nunca lo pensé cuando estudiaba los libros de historia en el colegio que eso tuviera sentido ¿dos reyes?, 
Eso hizo que el pasado viernes 27 de junio el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicara por error La Ley de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito con el nombre y la rúbrica del Rey Juan Carlos en su encabezamiento, y con la del Rey Felipe VI en la parte final del texto. 



Aunque bien visto, que el Rey no sea único da mucho juego para decirle a los hijos aquello de “eres el rey de la casa”, “y tu hermano también”. 

Pero es que además tenemos dos Papas, aunque Francisco nos da sobre esto y lo anterior una lección: el 8 de abril de este año, en una audiencia general de los miércoles, en la Plaza de Roma, uno de los fieles congregados al paso del Papa le gritó con gran entusiasmo “Sei unico, Francesco (Eres único, Francisco)”, a lo que el Santo Padre, se paró, lo buscó, y señalándole con el dedo le dijo en italiano “(También tú. ¡Tú también eres único! No hay dos como tú)”.

https://www.youtube.com/watch?v=CTssfEL9gMI#t=982

Pues es cierto, tenemos dos reyes...únicos, dos reinas...únicas, y dos papas...únicos, pero en febrero de este mismo año las autoridades de la ciudad de Vancouver (en Canadá) incluyeron como progenitores de una niña llamada Della a un padre (biológico) y a dos madres lesbianas. Al leer esta noticia recordaba el chiste de la profesora  que pide a sus alumnos pequeños que traigan al día siguiente en un contexto la frase “madre no hay más que una”, uno decía “Me caí en los columpios y mi mamá me curó, y es que “madre no hay más que una”; otra decía “me desperté con una pesadilla y mi madre vino y me tranquilizó, y es que “madre no hay más que una”, y Jaimito decía “Estando en casa vinieron unos amigos de mis padres y mi mamá me dijo que les sacara de la nevera unas cervezas y yo le dije: ¡Madre, no hay más que una¡”.

Pues ese chiste ya no tiene sentido, y me pregunto ¿qué será lo próximo más único que un papa, un rey o una madre y que dejará de serlo?