lunes, 14 de julio de 2014

El buen político gestiona más allá de su mandato

Hace un tiempo recibí una llamada de un joven, el concejal de Juventud del Ayuntamiento de Torredonjimeno, Juan Plaza, proponiéndome la dirección de un curso de verano a jóvenes de su tierra, para orientarles en el autoempleo aprovechando la Tecnología. Ilusionante proyecto que se materializó la semana pasada. 12 jóvenes tosirianos a los que le hicimos talleres de formación, networking, desarrollo y motivación personal y emprendimiento con la ayuda de las TIC. 4 días, mañana y tarde, sesiones intensas, pero cuya expectación superó al calor de julio...¿resultado?, la esperanza en un futuro dirigido por cada uno de ellos, la cooperación y los lazos de trabajo, la ilusión, y todo ello plasmado en proyectos de futuro tan variados como un negocio de aromatización profesional, taxidermia personalizada, bisutería artesanal, piñatas venezolanas, serigrafía de camisetas, caricaturas, mascotas,...

Algunas, puestas en marcha, han tomado un rumbo nuevo, otras tienen un prometedor futuro, y alguna ha basado su éxito en discernir la no viabilidad, lo que es tan importante como la puesta en marcha exitosa... Pero todas serán parte del desarrollo vital de esos jóvenes, y por tanto de Torredonjimeno., unas al lograr el autoempleo de manera directa, y otras porque la no materialización será conocimiento aplicable a futuras tentativas,...y aquí es donde quiero centrarme, semillas que darán lugar a futuros éxitos cuya paternidad no será directamente relacionada con el curso, y cuyos frutos nacerán mucho después de que finalice el mandato del Concejal y su Alcaldesa, Maribel Lozano, pero esa era la apuesta que me transmitieron, lejos de la medalla o la foto y reconocimiento inmediato la aplicabilidad real aunque no sea inmediata, ¡esa es la manera de hacer una gestión pensando en los ciudadanos!. Gestión extensible a cualquier responsabilidad política, ayuntamientos, universidades, parques tecnológicos,...el buen gestor que necesitamos ahora es el que tiene las miras puestas más allá de su mandato. 

Queridos oyentes que tenéis alguna responsabilidad con la juventud,,ellos tienen las velas y nosotros la obligación de ayudarles a ponerlas donde sopla el aire, y anteponer esto a demasiadas cosas que nos distraen.