lunes, 26 de octubre de 2015

Necesitamos aumentar nuestro nivel de civilización

Viajar, además de enseñarte las novedades de otras culturas te ayuda a ver las riquezas o miserias de tu tierra por comparación. Vengo de pasar una semana en Nueva York y es una experiencia además enriquecedora desde ese punto de vista. Voy a compartir con ustedes, queridos oyentes, algunas de las situaciones que he observado:

- En las plazas hay sillas y mesas de terraza para que la gente se compre su comida rápida y se las coma allí. Y no es necesario que nadie las quite por la noche ni las encadene, no son de los bares del entorno, y allí permanecen día tras día colocadas, la gente se sienta, se come sus perritos, hamburguesas, y las dejan como las encuentran, y lo que es más, sin restos de comida, ni servilletas ¿será eso posible aquí algún día?

 - Las calles, plazas y jardines están cuidados, los bancos no tienen rayados mensajes de amor y las plantas no duran los días previos a unas elecciones, incluso tienen cartelitos con el nombre de la especie, ¿será posible algún día que lo que aquí se plante para disfrute común no sea arrancado por algún vecinos para disfrute particular?

 - Como se acerca halloween, fiesta muy americana, ya tienen adornadas casas, escaparates, portales con todo tipo de motivos al respecto, como calabazas, imágenes...y todo fuera de las casas, a pie de calle, adornos que permanecen durante todo este mes ¿algún día podremos dejar adornos en los exteriores de nuestras viviendas y que duren ni siquiera unas horas?

 - Hay dispensadores de periódicos en los que los neoyorquinos echan el importe de uno, abren el contenedor de periódicos, y ¡sólo cogen uno del montón!. Yo aquí he visto coger inclusos los periódicos gratuitos en montones...para toda la familia o porque es gratis, ¿imaginan poner además un euro y coger sólo uno?. ¿ocurrirá eso aquí alguna vez?.

 Y es que ya no es solo estos ejemplos de actitud civilizada, de sociedad avanzada que piensa en que el bien común es un bien para todos, es que aquí si encontramos cómo llevarnos dos ejemplares por el precio de uno tratamos de aplicarlo dos veces para llevarnos 4, vamos y presumimos en nuestro entorno del logro, generamos la admiración y explicamos al resto cómo hacerlo por propia iniciativa o por insistencia del resto.

La verdad es que es triste, y eso es algo que también lo ven los demás cuando viajan a nuestra tierra, o los empresarios cuando invierten, no se si han observado, por ejemplo, que los helados del IKEA de nuestra zona son de los pocos del mundo a los que le han añadido una ficha para que funcionen, en el resto de lugares basta poner el cucurucho...y todo porque aquí tratábamos de sacar helado con cualquier envase que encajara en la máquina, nuestra mentalidad es pagar un helado y comer toda la familia, y si se trata de bebida ilimitada en la comida ¿para qué pagar dos vasos si de uno podemos beber todos?

Yo no pierdo la esperanza en esa evolución social local, y si algo nos ha traído la dichosa crisis económica ha sido el que los jóvenes tengan que salir del país, con lo que confío en que vuelvan esas generaciones aportando lo que desde dentro no les hemos sabido transmitir, en eso también somos pobres todavía.